AL HABLA CON… GASPAR PALET PI, DIRECTOR GERENTE DE HOSPITAL LA MILAGROSA Y VICEPRESIDENTE DE HOSPITALES CATÓLICOS DE MADRID (HCM)

“HOSPITAL LA MILAGROSA PROCURA DAR LA MEJOR ATENCIÓN ESPIRITUAL Y HUMANA PARA QUE LOS PACIENTES TENGAN UNA ATENCIÓN DIFERENCIAL”

Hablar de Hospital La Milagrosa es hacerlo de una de las primeras maternidades de la ciudad de Madrid. Según afirma su  gerente, Gaspar Palet Pi, “quizás seamos el hospital en el que  han nacido más madrileños”.

La Milagrosa comienza su andadura en el año 1944 a iniciativa de los Padres Paules, junto  con la participación de las Hijas de la Caridad. Está ubicado en el barrio de Chamberí. El edificio principal del centro ha sufrido varias ampliaciones en estos 74 años, de las cuales las más importantes han sido la construcción de una 4ª planta y la construcción de los dos edificios laterales anexos al central.

Como hospital católico, La Milagrosa aúna atención espiritual y humanitaria de los pacientes, todo ello en perfecta conjunción con un gran equipo médico y un equipamiento tecnológico de última generación. “El valor diferencial de nuestro hospital consiste en intentar transmitir al paciente que no está en un centro hospitalario común. Intentamos darle una asistencia espiritual y humana”, afirma Palet Pi.

Pese al cambio experimentado por el mercado hospitalario, que ha traído una extraordinaria ampliación de la oferta, el centro sigue contando con un público muy fiel. “El secreto de Hospital La Milagrosa reside en sus valores. Nuestro objetivo es atender a los pacientes como si fueran de la familia”, afirma el gerente del centro.

Aunque Hospital La Milagrosa nació como una maternidad, y que actualmente sigue siendo una referencia en esta especialidad en Madrid, su cartera de servicios se ha ido ampliando a lo largo de los últimos años. De esta forma, entre sus especialidades figuran: neurocirugía; cardiología, con un servicio integral de esta especialidad; traumatología, con un importante cuadro médico y un servicio de urgencias 24 horas; un servicio integral de oncología (médica y radioterápica), oftalmología y otorrinolaringología. Gaspar Palet  asegura además que “Hospital La Milagrosa es un centro en continuo proceso de renovación tecnológica” y anuncia que en la actualidad se está reformando el servicio de Diagnóstico por imagen, el cual ya dispone de una resonancia magnética de 3 Teslas, una de las pocas que hay en la capital madrileña.

También hace especial hincapié en este último aspecto. “Tenemos uno de los servicios de Diagnóstico por imagen más punteros de Madrid”. Entre los dispositivos más importantes con los que cuenta el centro, destacan un TAC intraoperatorio en neurocirugía, una sala de hemodinámica y arritmias que constituye un complemento esencial para el servicio de cardiología,  un tomógrafo de coherencia óptica y un mamógrafo digital con tomosíntesis, todos ellos de última generación.

Durante el año 2017, el Hospital La Milagrosa ha atendido  alrededor de 10.000 ingresos, ha llevado  a cabo más 20.000 intervenciones y 1.000 partos, además de dar respuesta a 35.000 urgencias hospitalarias. Asimismo, el servicio de consultas externas ha superado las 210.000. Son magnitudes de actividad que asumió un equipo formado por más de 300 trabajadores fijos, al que hay que sumar una amplia nómina de colaboradores, entre médicos y personal asistencial. “Se trata de una plantilla con muy bajo índice de rotación -explica Gaspar Palet Pi-. Gran parte del personal que inicia su carrera profesional en el centro, termina jubilándose con nosotros”.

En relación con la actual estructura del mercado sanitario en España, el gerente de Hospital La Milagrosa cree que “hay una fuerte concentración de grupos hospitalarios, tanto a nivel nacional como en Madrid”.  A este respecto, asegura que Hospitales Católicos de Madrid, la entidad que agrupa a nueve hospitales pertenecientes a congregaciones religiosas, “nace para dar respuesta a este proceso de concentración”. “Nos sentimos muy orgullosos de pertenecer a este grupo -afirma Gaspar Palet Pi-, con el que nos une una idéntica vocación: la de ofrecer la mejor atención médica, espiritual y humana a nuestros pacientes. En este punto radica nuestro valor diferencial en el mercado”.

 

Al habla con… José Manuel López, director gerente del Hospital San Francisco de Asís y presidente de Hospitales Católicos de Madrid (HCM)

“EL HOSPITAL SAN FRANCISCO DE ASÍS TIENE ALMA, POR ESO EL PACIENTE AQUÍ SE SIENTE COMO EN SU CASA”

En el bullicio del centro de Madrid, en la intersección de la calle Velázquez con Joaquín Costa, se sitúa una de las entidades hospitalarias más señeras de la capital. José Manuel López es director gerente del Hospital San Francisco de Asís, fundado en el año 1926 al amparo del Instituto de las Franciscanas Misioneras de María que, según López, “es el instituto misionero más importante del mundo en estos momentos”. Asegura el responsable del centro que en estos casi 100 años de vida, el principal hito del hospital es “haber ido creciendo y consolidándose hasta crear la entidad que hoy somos”.

Hospital San Francisco de Asís destaca por “practicar una medicina humanista, basada en los principios y valores del instituto”, conjugando estos principios con la aplicación de una “tecnología de ultima generación y un cuadro médico de primerísimo nivel”. Las cifras no dejan dudas de la fortaleza del centro: 295 trabajadores de plantilla y más de 450 colaboradores, que en 2016 atendieron más de 9.000 ingresos y 30.000 estancias, además de 14.4000 urgencias y 17.270 cirugías. Unos datos que muestran la frenética actividad diaria que se vive en los pasillos de este hospital.

José Manuel López destaca como elemento diferenciador el trato que Hospital San Francisco de Asís tiene con sus pacientes: “nosotros presumimos de que nos gusta adoptar al paciente”, afirma. “Éste es un hospital con alma, y cuando una entidad tiene alma, el paciente se siente muy cercano. Nuestros pacientes vienen aquí porque se sienten como en su casa”.

Una de las especialidades de referencia del Hospital San Francisco de Asís en la sanidad madrileña es la oftalmología, gracias a la incorporación el pasado año de uno de los primeros microscopios con OCT que se han adquirido en Europa. Además, este año se ha incorporado un acelerador lineal de última generación Electa Versa HD. En palabras de su director, “el hospital se caracteriza por tener una cartera medico-quirúrgica muy consolidada y una tecnología de última generación para mejorar el servicio a nuestros pacientes”.

El hospital ha acometido en los dos últimos años la ampliación y reforma más importante de su historia. Sobre un total de 8.000 metros cuadrados, ha aumentado el censo de sus habitaciones y de sus quirófanos; ha construido un nuevo espacio para admisión y administración, e inaugurado una nueva UCI con 17 nuevos puestos. Asimismo, en su tradición de ser una gran maternidad, acaba de estrenar un nuevo área de neonatología de la que se sienten “tremendamente orgullosos”.

Por otra parte, el centro cuenta en la actualidad con un convenio de colaboración para alumnos de medicina de la Universidad Alfonso X el Sabio. Para López, éste es “uno de los pilares básicos de cualquier entidad hospitalaria”, puesto que hay que prestar atención “no solo a la actividad asistencial, sino también a la investigadora”. En este sentido destaca que “los profesionales de Hospital San Francisco de Asís están muy implicados en ayudar en la formación de los médicos de este país”.

El plan estratégico del centro hasta 2019 pasa principalmente por poner a pleno rendimiento las nuevas instalaciones y consolidar el nivel de actividad que viene realizando en los últimos años. Además, se ha marcado como objetivo lograr ser un “hospital verde” y conseguir diferentes acreditaciones, como Madrid Excelente, que distingan sus altos estándares de calidad.

El director gerente de Hospital San Francisco de Asís se muestra convencido de que “la sanidad pública y privada son complementarias” y de que “tenemos que trabajar de la mano”. Resalta también la importancia para Hospitales Católicos de Madrid de “permanecer unidos” para poder “seguir creciendo y ofrecer el mejor de los servicios a los pacientes”.