El insomnio durante el confinamiento

,

En la actualidad, unos 3.000 millones de personas están bajo medidas de confinamiento en el mundo para evitar la propagación del coronavirus. Los individuos que están sometidos a estados de cuarentena son más propensos a desarrollar síntomas psicológicos como el estrés, el mal humor o el nerviosismo. En este contexto, uno de los desórdenes que afloran es el insomnio. “El cambio de las rutinas previas, la adaptación al teletrabajo, las incertidumbres laborales y la preocupación por la enfermedad en el entorno familiar son un caldo de cultivo para impedir el adecuado descanso nocturno”, destaca el Dr. Francisco Gilo, del Servicio de Neurología del Hospital Nuestra Señora del Rosario.

El sueño es un elemento fundamental para la salud del organismo: “Cuando este se ve interrumpido, se altera la capacidad de concentración, el control de los impulsos e, incluso, se puede ver distorsionado el sistema inmune, que sirve para regular el sistema defensivo del organismo”, abunda el neurólogo.

Un trabajo reciente, que analiza los efectos psicológicos de otros estados de cuarentena durante las pandemias víricas más relevantes desde el año 2000, observa que los factores que predisponen al estrés son la duración de la propia cuarentena por encima de 10 días, el aburrimiento y el aislamiento social, el miedo a la infección de la propia persona y de sus seres queridos, la posibilidad de sufrir desabastecimiento y la información insuficiente acerca del proceso.

Recomendaciones

Para tratar de solventar el insomnio durante este periodo de confinamiento que vive la población, el especialista del Hospital Nuestra Señora del Rosario recomienda seguir las siguientes pautas:

  • Establecer unas rutinas para el descanso y la alimentación.
  • Evitar el exceso de alcohol y de café.
  • Identificar y aceptar las preocupaciones.
  • Mantener la temperatura del domicilio no excesivamente elevada.
  • Practicar un poco de ejercicio físico.

Claves para controlar el estrés y la ansiedad durante el confinamiento

Ante la situación de alarma mundial generada por la pandemia por coronavirus (COVID-19), cabe plantearse qué consecuencias puede tener sobre la salud mental de la población y cómo paliarlas. La Dra. Laura Ferrando, psiquiatra del Hospital Nuestra Señora del Rosario y presidenta de la Asociación  Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), responde a cómo gestionar el estrés durante el estado de confinamiento al que está sometida la ciudadanía en estas fechas y cómo enfrentar el impacto psicológico del mismo.

En primer lugar, según explica la especialista, “hay que tener en cuenta que cuando una situación de catástrofe afecta a un conjunto de población, el impacto psicológico sobre cada individuo es menor que si la misma afectara solo a determinados individuos”. De igual modo, las catástrofes naturales inducen menos consecuencias psicopatológicas que las provocadas directamente por el ser humano.

Los estudios preliminares que evalúan el impacto emocional de esta pandemia sobre la población general indican que, en la mitad de casos, se incrementan los niveles de estrés, y en la tercera parte aumentan los síntomas de ansiedad y depresión. Ser mujer, ser estudiante (teniendo en cuenta las consecuencias que sobre el curso académico se han generado) y padecer síntomas físicos específicos se han asociado a un mayor impacto psicológico y a mayores niveles de estrés, ansiedad y depresión.

Medidas preventivas para adultos

Por lo tanto, es importante tomar precauciones para cuidar nuestro estado emocional y, en esa línea, seguir una serie de medidas preventivas. A su juicio, respecto a las personas adultas, resulta recomendable:

  • Mantener una comunicación fluida con familiares y amigos, si no presencial, al menos a través de las vías de telecomunicación disponibles.
  • Seguir un estilo de vida saludable (alimentación, ejercicio, etc.).
  • Establecer rutinas que ayuden a mantener la actividad diaria.
  • Recurrir a las aficiones que cada uno tenga para sobrellevar los momentos difíciles.
  • Evitar el consumo de tabaco, alcohol u otras sustancias con efectos psicoactivos para atemperar las emociones.

“Se ha observado que una información actualizada y precisa mejora los síntomas de ansiedad, por lo que hay que procurar estar siempre bien informado acerca de lo que sucede, sin entrar en una sobresaturación que pueda resultar contraproducente”, apunta la Dra. Ferrando.

Pautas para los más pequeños

La situación adversa que estamos viviendo actualmente puede afectar a los más pequeños de la casa, induciendo modificaciones en su comportamiento: demanda de más atención, irritabilidad, agitación, etc. De ahí que, con respecto a los niños, la psiquiatra aconseje las siguientes pautas:

  • Mostrar comprensión ante las reacciones que los menores puedan manifestar.
  • Tener en cuenta que, en los momentos difíciles, los niños necesitan más atención que los adultos.
  • Mantener las rutinas y los horarios habituales, o facilitar unos nuevos si se ha modificado el entorno, en particular en lo relativo a actividades escolares y de aprendizaje.
  • Jugar con ellos, cuando sea posible.
  • Explicarles con claridad lo que sucede, de manera y forma adecuadas a su edad.
  • Siempre que sea posible, que permanezcan con sus progenitores o con las personas que los cuidan habitualmente. En caso de que no se pueda evitar la separación de las personas allegadas, hay que procurar que el menor mantenga con estas un contacto fluido a través de los medios disponibles.

En conclusión, la mejor prevención en salud mental ante esta pandemia, se basa, según la Dra. Ferrando, “en una buena comunicación entre las personas y en una información precisa y clara a los ciudadanos de lo que está sucediendo en todo momento”.

El Hospital Nuestra Señora del Rosario establece un servicio de acompañamiento telefónico para pacientes ingresados

Una de las partes más duras del coronavirus es la soledad en la que se encuentran aquellos que la padecen, como consecuencia de su total aislamiento. Una situación que puede sumir al paciente en un estado de ansiedad, nerviosismo o abandono, a pesar de que los profesionales tratan de darle la mayor y mejor atención.

Para intentar poner remedio a esto, el Hospital Nuestra Señora del Rosario, uno de los centros que conforman Hospitales Católicos de Madrid, ha establecido un servicio de acompañamiento telefónico atendido por personal voluntario y familiares de los enfermos.

Las enfermeras del Hospital Nuestra Señora del Rosario, al igual que las de todas de HCM, se caracterizan por su empeño y esfuerzo por humanizar la asistencia sanitaria. La clave no está solo en responder a las necesidades físicas de los pacientes, sino también a su esfera emocional.

Con este sistema, tras largas jornadas de trabajo, las voluntarias llaman por teléfono a los ingresados que han expresado su necesidad de compañía para escucharlos e intentar mejorar su estado de ánimo.

Por y para los pacientes, HCM siempre está contigo.

Sanidad priorizará los test rápidos en residencias de ancianos y sanitarios

Los contagiados por coronavirus en España rozan ya los 40.000. “Estamos en la semana dura. Es la semana en la que tenemos que trabajar para que la presión sobre el sistema asistencial no sea excesiva. Es un trabajo que tenemos que conseguir entre todos”, ha explicado hoy Pedro Simón, director de Alertas y Emergencias Sanitarias.

“Estamos esperando que, con las medidas tan duras que hemos tomado, lleguemos los próximos días al pico de la epidemia y empecemos a ver descender en el número de casos. En breve debemos ver si esto tiene efecto”, ha sostenido. La buena noticia: casi 3.800 personas han recibido ya el alta.

De los 40.000 contagiados, más del 13% son sanitarios, concretamente, 5.400. Es importante proteger a aquellas personas que velan por la recuperación de los pacientes.

Por esta razón, el Gobierno detalló ayer que de los 640.000 test rápidos de los que dispone ya, se priorizará el reparto entre sanitarios y residencias de ancianos. “Los test rápidos empezaron a llegar el sábado por la noche y se priorizará su uso entre quienes tengan sobrecarga mayor. En primer lugar, debemos dirigirlos a resolver un problema de sobrecarga asistencial.  En segundo lugar, se priorizarán las residencias de mayores para detectar precozmente los casos y poder aislar a quienes estén afectados”, defendió Pedro Simón.

Asimismo, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció minutos después que de los 640.000 comprometidos, de momento se han recibido 8.000 que se han destinado a la Comunidad de Madrid por ser la que está en situación más crítica y “con necesidad de testar a los facultativos que están en aislamiento preventivo para saber si pueden reincorporarse a su actividad laboral o no”.

Hoy está previsto que se reciba otra partida de 50.000 test rápidos y se ha cerrado ya la compra de un millón más para poder hacer pruebas masivas a la población.

 

 

 

La Comunidad de Madrid lanza una app de autoevaluación del coronavirus

La Comunidad de Madrid ha habilitado una aplicación para que podamos realizar una autoevaluación del Covid-19 o coronavirus. Para realizarla, pincha aquí

Consiste en un test que analiza tu salud y te envía instrucciones y recomendaciones sobre el virus. El objetivo es evitar el colapso de las líneas de atención al paciente (900 102 112). Es importante realizar la autoevaluación solo en el caso de que tengas síntomas.

  1. En primer lugar, deberás introducir tu número de teléfono y recibirás un código que deberás introducir para continuar.

 

  1. Después, te dirigirán a una página en la que debes rellenar un pequeño cuestionario con tus datos personales (Nombre, apellidos, fecha de nacimiento, DNI (opcional), sexo, email, dirección…).

 

  1. Una vez completados, si continuamos accederemos a este cuestionario:

 

 

  1. Cuando respondas a todas las preguntas, podrás entrar en una página con los resultados de tu autoevaluación e indicaciones sobre lo que debes hacer:

 

IMPORTANTE: Estos consejos que ves cambiarán en función de los resultados que obtengas.

 

Lo más importante, en estos tiempos, es la responsabilidad. Solo así, junto al trabajo de los profesionales, podremos vencer al coronavirus.

Miguel Ortegón, presidente de Hospitales Católicos de Madrid: “A día de hoy tenemos suficiente personal y material médico para atender la demanda ocasionada por el coronavirus”

Como no podía ser de otra forma, Hospitales Católicos de Madrid, la red que agrupa ocho de los más prestigiosos centros sanitarios de la Comunidad de Madrid, se encuentra volcado en la emergencia que supone la pandemia de coronavirus que asola el país. El presidente del grupo sanitario de la capital, el doctor Miguel Ortegón, asegura que la coordinación con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid es óptima y continuada: “Mantenemos un contacto permanente con la Comisión de Coordinación que ha creado la Consejería de Sanidad y esta coordinación está funcionando muy bien. Por nuestra parte, agrupamos la información de Hospitales Católicos diariamente y la canalizamos a través de la Presidencia de HCM”.

Nada de extrañar teniendo en cuenta los firmes valores en los que se sustentan las congregaciones religiosas que soportan el grupo Hospitales Católicos de Madrid. “Con toda humildad, ponemos al servicio de la Comunidad de Madrid toda la infraestructura de la que contamos, y lo hacemos desde los valores religiosos que nos unen. Somos una comunidad asistencial que lo único que busca es apoyar las necesidades de la sociedad en la que nos encontramos. Y este es el caso”.

Esa colaboración ya ha comenzado a dar sus frutos y, a día de hoy, “la mitad de los pacientes ingresados con resultado positivo por COVID-19 en los 8 centros de Hospitales Católicos proviene de la sanidad pública. Nosotros disponemos de 1.525 camas, aunque 812 son de servicios de salud mental. Por tanto, tenemos en servicio 712 camas, de las cuales 105 están ocupadas por pacientes con coronavirus y otras 195 con enfermos de diferentes patologías”.

Los pacientes que presentan cuadros más graves están ingresados en la UCI. Respecto a las unidades de cuidados intensivos, también se está haciendo un gran esfuerzo desde Hospitales Católicos de Madrid: “Entre los 8 hospitales, disponemos de 5 unidades de cuidados intensivos para adultos, con un total de 42 camas que en las últimas horas hemos logrado a incrementar hasta las 50 y -si fuera necesario- podríamos llegar hasta las 60. A día de hoy, tenemos ingresados en nuestras UCIS a 14 pacientes con coronavirus, aunque el operativo con la sanidad pública comenzó en realidad este martes. Sólo en las últimas horas hemos recibido de la sanidad pública 8 pacientes que requerían UCI”.

Para hacer frente a este tremendo reto que supone la pandemia de coronavirus para la sociedad en general y para la sanidad en particular, en Hospitales Católicos de Madrid se ha optado por reubicar personal de otras áreas para poder atender a la creciente demanda, se ha anulado toda la actividad no preferente y se ha desplazado a ese personal a zonas prioritarias para ofrecer una mejor atención frente al coronavirus.

En este mismo sentido, el doctor Ortegón envía un mensaje de tranquilidad respecto al personal y al material del que actualmente cuenta el Grupo: “A día de hoy disponemos de personal y material suficiente para atender la demanda. Con el material del que disponemos ahora podemos tener para una semana. La Consejería tiene información del stock de material que tenemos y está pendiente de suministrarnos más si fuera necesario”.

 

HOSPITALES CATÓLICOS DE MADRID PARTICIPA EN LA REUNIÓN DEL COMITÉ DE INNOVACIÓN DE IDIS

,

Hospitales Católicos de Madrid ha participado en la última reunión del Comité de Innovación del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS).

La cita se centró en los avances que la biotecnología ha permitido en el desarrollo de tratamientos adaptados a patologías concretas, y ha contado con la colaboración de la biotecnológica Agmen.

La Fundación IDIS es una entidad sin ánimo de lucro que tiene como objetivo poner en valor la aportación de la sanidad privada a la sanidad de nuestro país y promover la mejora de la salud de todos los españoles.
En la actualidad, su Patronato está integrado por 25 grupos implicados en la sanidad privada de nuestro país entre los que se encuentra Hospitales Católicos de Madrid.

Leer  noticia completa en Acta Sanitaria >>>

Cuatro centros de la Red de Hospitales Católicos de Madrid, nominados en la I Edición de los Doctoralia Awards para Clínicas

,

Hospital Beata María Ana, Hospital San Rafael, Hospital Nuestra Señora del Rosario y Clínica Santa Elena son los cuatro centros de Hospitales Católicos de Madrid que han sido nominados en la I Edición de los Doctoralia Awards para Clínicas, dentro de la categoría de Centros con Hospitalización.

Se trata de unos premios que reconocen el trabajo de los centros médicos y hospitales más destacados de España. Las votaciones están abiertas durante las próximas semanas y serán los pacientes los que a través de sus votos decidan el ganador.

El procedimiento para votar es sencillo; basta con acceder a la plataforma de voting a través de siguiente enlace y, dentro de la pestaña de “Centros con hospitalización”, marcar la opción elegida.

Miguel Ortegón, presidente de Hospitales Católicos de Madrid y gerente de la Clínica Santa Elena, en nueva Junta Directiva de la Agrupación Territorial de SEDISA en Madrid

,

El presidente de Hospitales Católicos de Madrid, Miguel Ortegón, forma parte de la nueva Junta Directiva de la Agrupación Territorial de SEDISA en Madrid, la Sociedad Española de Directivos de la Salud, que fue proclamada en la reciente Asamblea de Socios. Bajo la presidencia de Domingo del Cacho, la Agrupación seguirá trabajando por la formación y la profesionalización de los directivos de la salud, en el marco de los objetivos y estrategia de SEDISA.

Junto a Del Cacho, Director Gerente del Hospital Universitario Severo Ochoa de Leganés, forman parte de la nueva directiva: Manuel Vilches, Director de Relaciones Institucionales de la Fundación IDIS, como vicepresidente; Javier Reneses, Director de Gestión del Hospital Severo Ochoa de Leganés, como secretario, además de seis vocales:  Miguel Ortegón, Presidente de Hospitales Católicos de Madrid y Gerente de la Clínica Santa Elena; Carmen Pantoja, Directora Gerente del Hospital Universitario Infanta Leonor; Miguel Ángel Julve, Director Ejecutivo de Hospitales Campus Madrid en Sanitas; Julio Mayol, Director Médico del Hospital Clínico San Carlos; Dulce Ramírez, Directora de Continuidad Asistencial y Coordinadora de la Unidad de Calidad del Hospital Universitario Infanta Leonor, y Andión Goñi, Directora de Enfermería del Hospital Universitario 12 de Octubre.

Valores cristianos en la Sanidad, por Miguel Ortegón, presidente de HCM – Sanitaria dos mil

,

Entre  los dos extremos en que se mueve la sanidad en España, un sector privado que ha conocido en los últimos años la irrupción de diversas sociedades de capital e instrumentos de inversión a la búsqueda de interesantes rentabilidades, y una sanidad pública sometida tanto a presiones demográficas como a la limitación de recursos financieros, cuyo efecto inevitable es la generación de demoras, existe la alternativa representada por los hospitales de la Iglesia Católica, con capacidad para ofrecer una respuesta de calidad con que satisfacer las demandas de los ciudadanos en relación con el campo de la salud. En España son cerca de 70 los centros hospitalarios con que cuenta la Iglesia, y más de 5.000 en todo el mundo. Todos ellos responden a un modelo sanitario basado en los valores de la acogida y la hospitalidad, que han marcado la milenaria tradición cristiana desde los tiempos fundacionales.

Son, en su conjunto, organizaciones dependientes de congregaciones religiosas que siempre han estado ahí, mucho antes de que se desarrollase el propio concepto de Estado de Bienestar, y cuya vocación inequívoca es permanecer en el tiempo haciendo lo que mejor saben hacer: dispensar cuidados a los enfermos, ayudarles a superar la enfermedad, pero teniendo siempre presentes los valores intrínsecos de cada individuo, que entroncan con su dimensión humana y espiritual. Esto se traduce en una relación con el paciente, basada en el respeto, el reconocimiento de su libertad y dignidad, la cercanía y el calor humanos. Por cierto, valores que cada día están arraigando más en la medicina moderna, y que los centros de la Iglesia llevan siglos profesando y practicando.

Esta forma singular de concebir la sanidad está orientada a satisfacer un único objetivo, que no es económico ni financiero, sino social y humano. Es, en definitiva, la materialización de la vocación cristiana de servicio y entrega a los demás a través de la dispensación de servicios médicos. Por esta razón, como tantas veces se ha explicado (y otras tantas se ha tratado de distorsionar o confundir con fines interesados), los excedentes de explotación de los hospitales católicos se vuelven a invertir en la modernización de los propios centros, para que cada día cumplan mejor con su misión y el compromiso contraído con la sociedad, o se destinan a la obra social que, en beneficio de las personas necesitadas tanto en España como en cualquier lugar del mundo, promueven estas mismas congregaciones.

Leeer artículo completo en Sanitaria dos mil